SALUD Hematología: De qué forma afecta el Covid-19 a la sangre
DEIDAMIA GALÁN
Especial para L2
Santo Domingo, RD

Según la Organización Mundial de la Salud, los corononavirus son una extensa familia de virus que pueden cau­sar enfermedades en humanos y animales. El descubierto más re­cientemente causa la enfermedad por coronavirus COVID-19, cau­sante de la pandemia que esta­mos viviendo desde principios de este 2020.

La información que ya prácti­camente todos manejamos es que el COVID-19 es una enfermedad respiratoria aguda, a veces grave. También manejamos cuáles son las vías de contagio, así como las medidas de prevención que de­bemos tomar en cuenta para evi­tarlo. Pero ¿qué tanto sabemos sobre cómo afecta el COVID-19 algunos órganos o células del cuerpo?

“Los síntomas más graves de esta enfermedad se presentan en las personas con sistema inmuno­lógico más débil, como los ancia­nos, y en personas que padecen enfermedades crónicas, como las que afectan el corazón, pulmo­nes, hígado, riñón, sistema san­guíneo, metabólico (diabetes) o algún tipo de cáncer”, explica la doctora Evelin Mena, hematólo­ga internista, especialista en la clínica Abreu.

“Los síntomas más graves de esta enfermedad se presentan en las personas con sistema inmunológico más débil, como los ancianos, y en personas que padecen enfermedades crónicas”..
EVELIN MENA Hematóloga

En el campo de la hematolo­gía -la especialidad que estudia la sangre y sus enfermedades-, la mayoría de los pacientes asis­tidos contemplan un diagnóstico que afecta las células de mane­ra directa o indirecta. La docto­ra Mena cuenta que algunas de las afecciones de este virus en es­ta área son anemias moderadas o severas, hemoglobinopatías co­mo falcemia, talasemias, desór­denes hemorrágicos o de coagu­lación sanguínea.

Además, algunos pacientes ancianos se han presentado con mielodisplasias, así como un gra­do variable de inmunosupre­sión “sobre todo aquellos diag­nosticados con malignidades de la sangre o con linfomas que es­tén sometidos a quimioterapia de manera activa”, afirma.

En estos casos, los pacientes “deben incorporar hábitos salu­dables, como, por ejemplo, en los pacientes falcémicos, con la finalidad de evitar precipitación de crisis de dolor o de hemólisis que puedan requerir ingresos mé­dicos, recomendamos en especí­fico ingerir abundantes líquidos, preferiblemente agua, alimen­tos ricos en antioxidantes, incluir además suplementos con L-gluta­mina y L-arginina, evitar cambios abruptos de temperatura como el calor, el frío y el cansancio extre­mo”, concluye .

Share this:

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

Ir a la barra de herramientas