“No puedo contarle a mi madre que estoy teniendo relaciones sexuales”

Cuando Nadia*, quien reside en Singapur, visitó una clínica local para hacerse la prueba de Enfermedades de transmisión sexual (ETS) hace tres años, salió del consultorio del médico sintiéndose avergonzada.

La doctora, una mujer mayor, le había hablado de forma condescendiente y le había tirado un montón de folletos “como si yo fuera una estúpida”, recuerda la estudiante de 24 años.

“También me sentí juzgada todo el tiempo, como si fuera mi culpa el haber contraído una infección, porque no debería haber tenido relaciones sexuales con mi novio en primer lugar”, dice.

Pero ahora, los internautas del país pueden tener opciones alternativas gracias a un grupo de nuevas empresas de telesalud que han surgido en la ciudad-estado en el último año, todas con un enfoque en la salud sexual.

Permiten a las personas acceder “sin vergüenza” a productos y consejos de salud sexual, algo que jóvenes como Nadia dicen que necesitan, dado que sus actitudes hacia el sexo difieren marcadamente de las opiniones tradicionalmente aceptadas.

Share this:

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.