Mayor Raúl Girón Jiménez revela cómo operaba entramado CESTUR y CUSEP

SANTO DOMINGO.- El mayor Raúl Alejandro Girón Jiménez reveló en corte cómo operaba el entramado de corrupción que supuestamente dirigían el mayor general Adán Cáceres y el coronel Rafael Núñez de Aza en el Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (CESTUR) y en el Cuerpo de Seguridad Presidencial (CUSEP).

El Oficial habló en el Primer Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional en una audiencia en que se conoce un pedido del Ministerio Público de que se impongan medidas de coerción a varias personas señaladas como responsables de dicho entramado.

Declaró que Núñez de Aza era el «cerebro financiero» del entramado de Adán Cáceres.

Dijo que ambos instauraron la venta de especialismo en la Policía Turística (Politur) y el Cuerpo Especilizado de Seguridad.

Explicó que una de sus funciones en el entramado era recolectar el dinero de las instituciones para entregárselo de noche a Núñez de Aza en su casa y “centro de mando”, en el residencial Colinas del Oeste.

Explicó que lo hacían siempre de noche para evitar que identificaran a los que recogían el dinero.

Dijo que aceptó colaborar con el Ministerio Público porque ha decidido reincorpirarse a la sociedad. “Decidí reincorporarme a la sociedad, en vez de estar a mi mano derecha como los demás coimputados, en vez de tener mis abogados pagados y millones de pesos garantizados. Estoy de acuerdo con los planteamientos del MP porque es la verdad, ya no voy a mentir más”, aseguró.

Agregó que cuando el Partido Revolucionario Moderno (PRM) asumió el Gobierno Núñez de Aza le ordenó que borrara las nóminas y las conversaciones de WhatsApp. «Pero tengo una pri­micia para el coronel Núñez de Aza: no borré los Whats­app y mi teléfono fue decomisado por el Ministerio Público en el allana­miento del 24 de abril», declaró.

Girón Jiménez, quien se desempeñaba como encargado de nómina en Politur, dijo que Núñez de Aza, y el entonces director Financiero, Elvis Alberto Muñoz Peralta, le informaron que se cambiaría la dinámica del trabajo de la nómina, la cual consistía en cancelar personas, pero no reponerlas, y el dinero sobrante se depositaría en la cuenta de Erick Brea Rosario.

Reveló que el dinero era tanto, que en una ocasión, a principios de 2005, Brea Rosario retiró del Banco de Reservas 700,000 pesos.

Personas cobraban hasta 14 veces 

Explicó que para evitar sospechas, incluyeron a más personas que no laboraban, pero cobraban una parte del dinero, y el resto se repartía entre los integrantes del alegado entramado.

«Luego, desde 2017, se empezó a vender especialismos a los agentes de la Policía Nacional, según la confianza de que tenga esa persona con el entramado. De este dinero el Ministerio Público no tenía conocimiento», dijo.

Indicó que una persona podría cobrar 250,000 pesos mensuales y otra que desempeñana la misma función 25,000.

Agregó que la persona que quería cobrar un dinero superior, debía depositar un adelanto de hasta tres meses del monto que iba a recibir.

Explicó que los directores del Cestur eran “comprados” por Núñez de Aza, quien los esperaba con unos “milloncitos” en su despacho. «Hubo quienes recibieron hasta 10,000,000 de pesos», declaró.

«Pero, además, los enviaba a un dealer en la avenida Núñez de Cáceres para que eligieran el vehículo que quisieran. Esto para que, una vez se vayan de la institución, no levanten sospechas de que salieron del Cestur con un vehículo de lujo, que contrasta con su sueldo», subrayó.

Responsabiliza a Cáceres Silvestre de lo que le pueda pasar

Girón Jiménez responsabilizó a Cáceres Silvestre de lo que le pueda pasar a él y sus familiares.

“Yo sé en lo que yo estaba metido y sé pa’qué da esa gente. No es que me lo cuenten por ahí, no, yo sé, yo estaba en el medio”, expresó.

También responsabilizó a Núñez de Aza, al director de Recursos Humanos del Cestur, al actual director interino de esa institución y al exsubdirector de la Policía, a quién dijo que entregó dinero por órdenes de Núñez de Aza.

“Yo sé el peligro que representa estar aquí, diciendo lo que aquí yo estoy diciendo”, declaró.

Adán Cáceres se declara inocente

Más temprano, el mayor general Cáceres Silvestre defendió su inocencia ante el tribunal que juzga a los acusados de presunta corrupción en la llamado Operación Coral.

Cáceres, quien permaneció en el cargo los ocho años que Medina duró en el poder, declaró en la audiencia que juzga a los acusados de cometer, supuestamente, delitos como el lavado de activos proveniente de actos de corrupción, asociación de malhechores, coalición de funcionarios, estafa contra el Estado dominicano, falsificación de documentos públicos, y porte y tenencia ilegal de armas de fuego.

El alto oficial apeló a su condición de practicante de la fe cristiana (bautista) para señalar que no son ciertas las acusaciones vertidas contra él por el Ministerio Público.

Dice verdad saldrá a relucir

En una exposición basada en su condición de hombre de fe, Cáceres precisó que la verdad saldrá a relucir y que tanto él como la pastora Rossy Guzmán y el hijo de esta, Tanner Flete, se dedican a orar y cantar cuando son apagadas las luces del recinto donde se encuentran bajo detención, en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva.

El imputado dijo confiar en que la jueza Kenya Romero, del Primer Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, tomará la decisión «correcta» al momento de impartir justicia.

También están acusados el coronel Raúl Núñez de Aza, el teniente coronel Raúl Alejandro Girón Jiménez, y Alejandro José Montero Cruz.

Share this:

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.