Judo infantil de la RD tiene objetivo de volver a la competición

SANTO DOMINGO. Un nutrido grupo de atletas infantiles manifestó su objetivo y sueño como deportistas en el foro que llevó a cabo la Federación Dominicana de Judo (Fedojudo) a través de la plataforma virtual zoom.

Más que un deporte, la mayoría coincidió en señalar que han tomado la práctica del judo como un estilo de vida y, a pesar de encontrarse en la etapa en que están, ya saben diferenciar los cambios que han experimentado.

Un total de 12 judocas infantiles de ambas ramas y de diferentes puntos del país, tomaron parte en el encuentro, coordinado por Leidi Germán, directora técnica de la Fedojudo, con la conducción de los comunicadores Lalo Gómez y Leonardo Reyes.

El licenciado Gilberto García, presidente de la Fedojudo, tuvo emotivas palabras de apertura, y resaltó la importancia de interactuar con los atletas de las distintas categorías.

“Los dirigentes y entrenadores tenemos la responsabilidad de conocer los objetivos, metas y sueños que tienen nuestros niños, que son el trabajo de nuestros asociados”, señaló García.

El foro, que también contó con la presencia virtual de miembros del comité ejecutivo de la Fedojudo, como Luisa Martínez y César Langa, así como Ruddy Contreras, se llevó a cabo el domingo en horas de la tarde.

Cada uno de los atletas infantiles de judo contó su historia de cómo se iniciaron en la práctica de este deporte, los cambios que han experimentado y los sueños que persiguen.

“Me he propuesto llegar a ser campeón olímpico”, aseguró Diego García, de 11 años, y nativo de San Juan de la Maguana, mientras que Johanny Pérez, quien tiene 12 años y es nativa de Barahona, agregó: “He aprendido la convivencia y el respeto hacia mis compañeros. Mi sueño es ser doctora”.

El jovencito King Aquino, quien tiene 14 años y es del barrio Prosperidad, de Bonao, manifestó que su deseo es crecer y tener los recursos para “hacer un Dojo más grande para que los niños practiquen con mayor comodidad el judo”.

El vegano Alejando Moya, de 13 años y quien aspira ser veterinario, dijo que ha aprendido del judo a respetar y defenderse. “El judo, más que deporte, es un estilo de vida”, manifestó. En tanto que Nathalie Cuevas (13 años), de Villa Francisca, y quien sueña en ser cirujana plástica, confesó que “el judo es mi pasión”.

De 12 años de edad, José Miguel Brache exhibió gran desenvolvimiento de la palabra hablada. Nativo del Distrito Nacional, manifestó su deseo de convertirse en profesional de la medicina para ayudar a los judocas que no cuenten con los recursos. A su corta edad y de la mano de sus padres, Brache ya tiene experiencia en disciplinas como béisbol, fútbol, natación, ajedrez y tenis de mesa, además del judo.

Emely Castillo, de 13 años y residente en San Cristóbal, contó que llegó al judo por iniciativa de su madre, ya que en la escuela “me daban mucho golpe y desde entonces ya he dado muchos ejemplos”, confesó la joven atleta, que piensa estudiar ingeniería Industrial.

Larissa Lama, de 13 años, y quien aspira a convertirse en ingeniera química, aseguró que “entre el estudio y el deporte debe haber un balance”, mientras que el vegano Carlos Castillo, de 14 años, dijo: “mi mamá me llevó al judo porque mi indisciplina. Hasta la fecha sigo enamorado del judo”.

En el foro participaron los judocas infantiles Yoanis Pérez, de Barahona; Nathalie Cuevas, José Brache y Larissa Lama, del Distrito Nacional; Liviancheli Soriano, de Bayaguana; Emely Castillo, de San Cristóbal; Diego García, de San Juan de la Maguana; Braylin Zoquiel, de San Cristóbal, King Aquino, de Bonao; Alejandro Moya y Carlos Castillo, ambos de La Vega.

Share this:

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

Ir a la barra de herramientas