Cae el tenor: El mérito de un lírico tronchado por acoso sexual
Floranyi Jáquez
Santo Domingo, RD

Luego de que Plácido Domingo negara fervientemente las acusaciones que varias mujeres le hicieran sobre acoso sexual, el tenor español lamentó el “sufrimiento” de las féminas y asumió “toda responsabilidad de sus actos”, tras haber sido hallado culpable en la investigación.

De un total de más de 20 mujeres que acusaron de acoso  sexual o de haber presenciado algún comportamiento inapropiado por parte del cantante, solo dos revelaron sus nombres, la mezzosoprano Patricia Wulf y la cantante Angela Turner Wilson.

Wulf, quien cantó con Domingo en la Ópera de Washington dijo a Associated Press que este  la confrontaba noche tras noche con la misma pregunta susurrada: “¿Tienes que irte a casa esta noche?”.

“Cada vez que yo salía del escenario, él estaba entre bastidores esperándome”, dijo en ese momento. “Venía directo hacia mí, acercándose tanto como podía, ponía su cara justo en mi cara, bajaba la voz y decía, ‘Patricia, ¿tienes que irte a casa esta noche?’”

Era 1998 y la carrera de Wulf estaba despegando en la Ópera de Washington, donde Domingo era director artístico. Tenía 40 años y había sido contratada para dos papeles como solista, uno en La flauta mágica y otro en Fedora. Pero la experiencia de trabajar con el tenor se convirtió en una pesadilla que no sabía manejar, cuenta Wulf, ahora con 61 años.

La mezzosoprano expresó que decirle “no” al españo de 79 años, era casi como “decirle no a Dios”, refiriéndose al poder que tenía Placido en el negocio de la Ópera. Pero la persecución llegó a un extremo que la dama tenía que esconderse detrás de una columna cada vez que bajaba del escenario porque el cantante la acosaba y hasta llamaba con frecuencia a la puerta de su camerino sin ella haberlo invitado.

“Abría una rendija para ver si estaba ahí. Si estaba, esperaba”, confesó Wulf que aunque no llegó a tocarla físicamente sus intenciones no dejaban paso a la duda.

En una entrevista,  el pasado agosto, en su casa en Virginia, Wulf, ahora de 61 años, contuvo las lágrimas al narrar cómo, tras haber dedicado años al entrenamiento de su voz, finalmente llegó a un gran escenario sólo para enfrentar un aprieto que no sabía cómo manejar.

Otras de las mujeres que se atrevió a dar la cara para acusar al músico fue Angela Turner Wilson, quien compartió cartel con Domingo durante la representación de la ópera Le Cid en la temporada 1999-2000 de la Ópera de Washington, confesó que una tarde Plácido le “agarró los pechos”.

En su relato Turner Wilson contó que una tarde antes de la representación ella y el español se estaban maquillando juntos en el camerino cuando él se levantó, la agarró de los hombros, bajó las manos y le apretó los pechos.

En la información que recogió AP, la cantante confesó que “no fue suave” y le  “dolió”: “Me manoseó con fuerza”, expresó la mujer que reveló que luego el artista se marchó y ella se quedó atónita y humillada.

Estos son algunos de los testimonios de más de dos docenas de mujeres que mostraban un patrón de abuso que se había extendido durante 20 años.

Share this:

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

Ir a la barra de herramientas